Una a una, cinco opciones para reemplazar el azúcar por alternativas más sanas

Santo Domongo, R.D.-En este artículo Se trata de opciones menos calóricas y fundamentalmente, más sanas. Sólo es cuestión de incluirlas en la dieta y acostumbrar el paladar a estas alternativas.

Ya sabemos que el azúcar es el ingrediente estrella de postres y preparaciones dulces. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud OMS recomienda la reducción de la ingesta de azúcares libres a menos del 10 por ciento de la ingesta calórica total, estableciendo que menos del 5% aportaría beneficios adicionales para la salud.

La razón radica en que los azúcares libres aumentan el riesgo de caries y de sobrepeso y obesidad. Finalmente, pruebas científicas recientes sostienen que los azúcares libres influyen en la tensión arterial, aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Para lograr la meta estipulada por la OMS existen alternativas más saludables. Algunas más económicas que otras y más fáciles de acceder, en cualquier caso, la tarea resulta más sencilla de lo que aparenta.

 

Stevia por azúcar

Algo más cara que la mayoría de los endulzantes con menos calorías, la stevia es en realidad la hoja de una planta originaria de Brasil y Paraguay. Su extracto es 300 veces más dulce que el azúcar tradicional y no aporta calorías ni afecta a los niveles de glucosa en sangre.

 

Miel: otra alternativa saludable para reemplazar al azúcar

Más sana y más dulce que el azúcar tradicional: la miel es fuente de vitaminas y minerales.

 

 

Azúcar de coco 

Obtenida de la savia de las palmas de coco, el azúcar de coco es por cierto algo más cara que la refinada y su sabor, muy similar al del azúcar morena. La ventaja radica en su bajo índice glucémico.

Azúcar, pero de dátiles

No tan económica, pero especial para la elaboración de panes y barras proteicas, el azúcar de dátil se extrae de los frutos deshidratados y molidos. No se disuelve fácilmente, por lo que se aconseja su uso en elaboraciones más complejas.

Malta de cebada

Es cierto: cuando pensamos en cebada, pensamos en la elaboración de cerveza. Sin embargo, la malta de cebada es un endulzante natural que, aún cuando no sea tan dulce como el azúcar, es un sustituto eficaz, especialmente en la hora de hornear.

Más allá de las posibilidades que conlleve cada una de estas opciones, lo importante aquí radica en incorporar poco a poco alternativas más sanas al azúcar y ser más conscientes de lo que ingerimos y por qué.

Nota: Artículo reproducido de El Cronista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *